energía sin límites

Tus entrenamientos no volverán ser iguales.

Hemos estado acostumbrados a solo velar por la parte física, o sea nuestro cuerpo y a pasar por alto nuestras emociones e intuiciones, esto puede ser en parte porque la cultura en la que hemos sido educados tiene otras bases ocupándose solo la parte física y dejando la parte energética, del alma o espiritual a la religión. 

En este estudio veremos sobre los cuerpos Físico, Cuerpo Mental y Cuerpo Etérico, el etérico, es el que está más cerca del cuerpo físico y es en el cual se encuentra la maya etérica que sostiene y da forma a nuestro campo energético, aprenderemos a sacar provecho de la energía que generamos cuando entrenamos y a saber como dirigirla hacia objetivos para potenciarlos.

Imagina que te invitan a una carne asada y hay un gran asador encendió listo para poner toda clase de carne, pero nadie pone la carne y el fuego se va apagando poco a poco hasta apagarse por completo. Esto es lo que sucede cada vez que entrenamos o hacemos algún tipo de ejercicio, la gran mayoría de la energía generada se pierde, a pesar de que durante el día podemos experimentar un estado mucho mejor de ánimo entre otras cosas, el resto de la energía ni si quiera sabemos a dónde fue.

Lee 1 capítulo sin costo

 

Capítulo 1

Los cuerpos Superiores

Los cuerpos sutiles están dentro cada ser humano, son 6 invisibles y 1 visible, estos forman parte del SER completo.

Los cuerpos sutiles son también contenedores de energía la cual es generada desde el plano del cuerpo, cuanto más energía tenga la persona, y ésta pueda subir por medio los centros energéticos del cuerpo bien alineados, los cuerpos sutiles etérico, emocional y mental se alimentan y se pueden generar conexiones más estables entre ellos y entrar en estados como la canalización o recibir intuiciones que nos pueden hasta salvar la vida, o bien ser apercibidos de eventos para nuestra protección entre otros beneficios.

Me refiero  ese tipo de eventos que muchas veces llamamos como presentimientos que luego suceden y muchos suelen decir  “se me puso que tal o cual cosa iba a suceder” o pequeñas intuiciones sobre el día a día decisiones importantes a tomar o acciones que con el tiempo nos damos cuenta que de no haberlos realizado se hubieran experimentado resultados muy distintos, y en ocasiones hasta contrarios o perjudiciales.

La mayoría del tiempo caminamos por la vida sin conocer sobre estos temas los cuales desde hace muchísimos años ya habían sido descubiertos por la ciencia, y hace que el ser humano pueda lograr cosas a nivel de la materia o cuerpo físico mucho mayores, y lograr una conexión con su interior y su ser transpersonal.

Hay diversas técnicas que propician el contacto con el yo transpersonal, como la meditación, contemplación, concentración, oración, diferentes tipos de respiración, mantras, Reiki, Yoga, Tai Chi, etc.

Todas estas disciplinas tienden al desarrollo del lóbulo derecho del cerebro que es más afín con el lenguaje simbólico, sentimental, artístico, poético, metafórico, del mundo superior y propio del yo superior. Recientemente se ha hablado mucho respecto a la denominada «inteligencia emocional» que representa grandes ventajas al momento de conectarse a través de la intuición (que no pasa por procesos analíticos) con fuentes de sabiduría exacta y exenta de errores, como son las que posee nuestro yo trascendental.

En cambio el lóbulo izquierdo del cerebro es el que está relacionado con las capacidades intelectuales, motoras, analíticas, racionales, que independientes de la genialidad del individuo, llegan a un punto de ser insuficientes y limitadas para comprender y relacionarse con este yo esencial.

Reconocer la existencia es hacer consciencia del Yo Soy.

 

El cuerpo físico

Corresponde al elemento tierra.

El cuerpo físico lleva a cabo de forma automática las funciones motrices, para poder andar sin preocuparnos de mover los músculos o para poder hacer acciones repetitivas y mecánicas sin pensar que pasos tenemos que ejecutar en cada instante (por ejemplo, conducir).

Gracias a esto, prácticamente todo lo que nos mantiene vivos se hace sin que nosotros nos demos cuenta. Por otro lado, el centro emocional, evidentemente, es el encargado de gestionar las emociones y sentimientos, procesar los estímulos y reaccionar a ellos cuando es necesario.

El cuerpo es una completa máquina que cuenta con muchos sistemas que le hacen funcionar, es como una computadora muy robusta y poderosa con capacidades increíbles, podemos considerarlo como el “hardware” o sea, todo lo que podemos tocar y ver pero el “software” o cuerpos sutiles, es lo que no podemos tocar ni ver, y ellos hacen que la computadora pueda hacer muchas cosas a la vez y es parte fundamental para el desarrollo de un SER completo.

Energía corporal

La energía sostiene a la material, y la energía se muestra fuerte en los planos sutiles.

La ciencia ha demostrado que la realidad visible o sea toda la materia, la silla, la mesa, el libro, usted mismo, todo lo que podamos tocar, es solo un 0,001% materia y el 99,999% restante es lo que llaman “vacío” que en realidad es pura energía.

Imaginemos este escenario, cada vez que salgo a la calle hay una persona material (al cual llamo mi cuerpo físico), pero en realidad a nivel de energía hay otros 99.999 “Yoes” que caminan conmigo a todo lado a donde voy y son invisibles, pero siempre están ahí y forman parte de mí, así se genera el “Ser” completo 0,001% materia el Yo físico 99,999% energía el Yo energético o Cuántico.

El comprender que el cuerpo es solo una de esas partes fundamentales, nos ayudará a comprender un poco más el potencial que tiene el SER completo alineado con todo lo que interna y externamente se posee, corriendo programas (planos sutiles) que logren que la computadora sea la mejor.

Desde el cuerpo físico podemos generar tanta energía hacia  nuestros cuerpos emocional y mental para que estos puedan tener la capacidad de trabajar con fluidez y a su vez lograr una conexión plena logrando resultados en todos los cuerpos y planos, donde nuestras capacidades se van expandiendo y logramos cada vez más logros que podrían llamarse sobre humanos o sobre naturales.

 

El cuerpo Etérico

Corresponde al elemento agua.

Este cuerpo es de muy alta vibración y es el único que permanece junto al alma en todas sus encarnaciones. Éste cuerpo lleva grabado el plan divino y todo lo que hicimos en cada una de nuestras vidas (hechos, emociones, pensamientos, intensiones sean buenas o malas etc.)

En el cuerpo etérico es una matriz o una plantilla energética donde se superpone la estructura de nuestro cuerpo físico. Este molde energético también es el vehículo de la información que determina el desarrollo, por ejemplo, del feto durante la gestación en el útero, así como también el de los datos estructurales que dirigen la reproducción y reparación de los tejidos después de una lesión o enfermedad. 

Esta información inteligente contenida en la matriz etérica es la que da origen a la organización genética de las células. Hay experimentos que demuestran que previo a la formación de una hoja de una planta, en la contraparte etérica ya se ha desarrollado la estructura completa de ella. 
Por el mismo mecanismo, muchas enfermedades tienen sus comienzos en bloqueos o distorsión energética del cuerpo etérico y más tarde se manifiestan como patología orgánica del cuerpo físico.

Está continuamente registrando absolutamente cada una de nuestras acciones a lo largo de todas nuestras vidas. Este cuerpo también se mueve en el mundo físico y la ciencia ya lo está aceptando. Con el avance de la tecnología, inclusive ya hasta se haya podido fotografiar un segundo cuerpo en el ser humano. Este cuerpo bio-plástico, es comúnmente conocido por todos nosotros como el aura.

Es el que garantiza la existencia del cuerpo físico, es el que le da vida. También es el que almacena los resultados de nuestras acciones negativas “Karma” y positivas “Dharma”.

El cuerpo etérico más El cuerpo físico  que suelen considerarse juntos, siendo el cuerpo etérico lo que mantiene unido la estructura química y orgánica del cuerpo físico, ya que es la plantilla o molde del mismo.

En este cuerpo está la plantilla de cada órgano del cuerpo, es decir un molde de energía de cada órgano, un brazo por ejemplo tiene una plantilla energética en este cuerpo.

Muchas personas que han sido amputadas de alguna de sus extremidades, aun después de varios meses sienten como si lo tuvieran, incluso sienten dolor, pero este dolor ya no es del físico, solo se experimenta en el físico, esto es porque su molde energético aún no ha sido actualizado en el plano físico y pasará un tiempo hasta que ya deje de percibir esa sensación, a esto se le llama “órganos fantasma”.

De la misma forma cada órgano tiene su molde energético, cuando este molde energético esta desequilibrado se puede experimentar dolencias o enfermedades en alguno de los órganos, en este cuerpo se produce la sanación, y en el físico la sanidad.

Este cuerpo es como una tela que cubre al cuerpo físico donde se puede contaminar con energías de otras personas o lugares, así como de modelos de emociones, por ejemplo si se suele pasar mucho tiempo con una persona que es muy negativa, luego esa negatividad se expresa en algún momento, esa energía se pegó y debe ser limpiada.

Así como en el cuerpo físico existe una circulación de sangre a través de arterias, capilares y venas, también en el cuerpo etérico existe una circulación de un flujo energético de «materia sutil» o vibración de frecuencia más elevada que el cuerpo, a través de canales, como los 24 pares de meridianos de acupuntura y los 72.000 “Nadis” referidos en la medicina ayurvédica.

Es en este nivel etérico donde la persona experimenta todas sus sensaciones físicas, dolorosas y agradables. Allí donde haya un dolor corporal, hay un correlato directo de disfunción en este primer nivel del campo aural. De aquí podemos deducir el por qué la acupuntura es tan efectiva para reducir muchos tipos de dolor.

La científica Bárbara Ann Brennan, quien además posee el don de la clarividencia (visión en otras dimensiones), nos relata percibir este cuerpo extendiéndose desde 1,25 cm hasta 5 cm, más allá del cuerpo físico, dependiendo de la persona y su estado energético. Ella lo visualiza de un color azul claro en personas tranquilas y sensibles, y de un azul grisáceo más oscuro en las personas fuertes y robustas. Cuanto más se conecte usted con su cuerpo, tenga cuidado de él y lo ejercite, más fortalecerá y desarrollará el primer nivel del campo.

Malla Etérica

En el cuerpo etérico se encuentra la malla etérica, es como una sábana o filtro que recibe toda la información energética que el cuerpo ha generado, sea por medio del ejercicio, a través de estados emocionales, de actividades que generen energía o a través del sexo.

Esta maya al estar cerca del cuerpo físico es la encargada de enviar la distinta información (frecuencias de vibración) hacia los demás cuerpos del ser emocional y mental, sin embargo muchas veces al no saber dirigir la energía, esta malla la distribuye pero nunca desecha nada, todo lo distribuye y lo hace basado en instrucciones que le hemos dado inconscientemente y según sea la frecuencia con la que nos encontremos en ese momento debido a nuestros actuales estados emocionales y mentales.

La mayoría de la energía generada es usada en contra

Imagina que te invitan a una carne asada y hay un gran asador encendido listo para poner toda clase de carne, pero nadie pone la carne y solo se calientan tortillas en él y el fuego se va apagando poco a poco hasta apagarse por completo. Esto es lo que sucede cada vez que entrenamos o hacemos algún tipo de ejercicio, la gran mayoría de la energía generada se pierde, a pesar de que durante el día podemos experimentar un estado mucho mejor de ánimo entre otras cosas, el resto de la energía ni si quiera sabemos a dónde fue.

La misma situación sucede al bailar, andar en bicicleta, caminar o cualquier tipo de actividad que genere que el cuerpo entre en calor, la mayor parte de esa energía al no ser canalizada conscientemente se pierde, y si es en masas como carreras, partidos de futbol, basquetbol o cualquier otro deporte que se haga en competencia, donde hay muchas personas generando energía corporal, ésta es incalculable tanto por las personas que están en el juego como los aficionados, todos están generando energía corporal y emocional y eso hace una gran “ola” de energía que en su mayoría no fue aprovechada.

Lo interesante es saber que nuestro campo energético ha recibido dicha energía y la malla etérica se expande y contrae recibiéndola y distribuyéndola a su antojo en automático, si has iniciado un entrenamiento con alguna situación negativa en mente, la energía hace que dicha situación se aumente, o bien cuando has salido a caminar para liberar tensión o estrés, estos terminan desapareciendo debido a que tu mente se enfocó en liberarla y recibieron energía del cuerpo físico mientras caminabas.

Tal vez has notado que cuando has tenido un enfado fuerte con alguien o por alguna situación tu cuerpo ha reaccionado energéticamente y sientes calor como si hubieras entrenado, pero esa emoción permanece mucho tiempo dando vueltas en tu cuerpo, la malla etérica ha recibido esta información.

Adicional a esto los pensamientos y emociones de ese día ya fueron afectados y con ello viene una serie de eventos inesperados, y todos relacionados con el enfado o bien que te hacen seguir enfadándote, los objetos eléctricos se empiezas a descomponer uno tras otro, se te caen las cosas o te cortas, o recibes alguna mala noticia pero siempre en la línea del enfado o para que continúes con ese tipo de energía.

En este ejemplo no se requirió ni calentamiento, ni estiramiento para que tu energía estuviera al tope y produjera alguna situación asociada con el tipo o frecuencia que generó la emoción, recordemos que nuestros cuerpos sutiles no reconocen de “bueno” ni “malo” ya que estos los conocemos solo en el plano físico consciente y además son creencias guardadas en el cuerpo mental el cual hablaremos más adelante.

Hemos escuchado historias de personas que al ver seres queridos al borde de la muerte en algún accidente han sacado alguna fuerza sobre humana para poder levantar un carro con un brazo y con el otro sacar a la persona de debajo, de la misma forma la energía fue allí donde era a fin donde fue requerida en su momento.

En este ejemplo la malla etérica recibió una frecuencia de vibración la cual fue de inmediato distribuida con aquello que era a fin a la misma, produciéndose toda clase de eventos que generaron más enfado o en el segundo caso un poder sobre natural momentáneo, cumpliéndose lo que la ciencia dice que toda energía va ahí donde es a fin por medio de su frecuencia de vibración.

También muchas personas cuando se sienten estresadas suelen salir a caminar o correr y al volver sienten una mejora considerable, este es un caso de energía orientada hacia algún objetivo positvo.

El cuerpo Mental

El cuerpo mental. Portador de todos los pensamientos, ideas, sistemas de creencias, patrones de conducta, memorias, etc. Está relacionado con el centro intelectual inferior.

Corresponde al elemento Aire. El cerebro es sólo el medio maerial con el que se conectan el cuerpo físico y el mental.
 El Cuerpo mental es el encargado de procesar la vibración creada por el ser humano, haciéndole sentir en el cuerpo físico. Se divide en 2;  la mente inferior y la mente superior, en esta se desarrolla nuestra intuición y presentimientos, hemisferio derecho, en la mente inferior hemisferio izquierdo, es donde se guardan nuestras creencias a nivel consciente y nuestra personalidad y racionalidad y donde controla y domina el Ego.

La consciencia y el inconsciente están en el cuerpo mental superior, y también recibe la energía proveniente del cuerpo físico desde su campo energético que a su vez es el puente de conexión entre cuerpos y lo que interpreta es su tipo de frecuencia sin juzgar  si es “bueno” o “malo”.

 

Puente energético y simbólico

Desde el cuerpo físico podemos lograr conexiones con los otros cuerpos sutiles superiores, ya sea a través de la energía o los símbolos, por medio del puente energético el cual es nuestro campo de energía que nos rodea y la energía esta guardada o retenida en nuestra malla etérica.

Cada uno de nuestros cuerpos sutiles tiene una frecuencia de vibración más elevada por lo que para acceder a ellos es necesario el equilibrar la energía desde el cuerpo para que llegue a cada uno, y  para hacer la conexión con nuestro inconsciente en el cuerpo mental, los símbolos y la energía son el mejor medio para lograrlo.

El pensamiento dirige a la energía y la energía dirige a la materia.

Somos «creadores inconscientes de vida», responsables de nuestros deseos y pensamientos que hemos energizado y de los efectos que produzcan los mismos tanto en nosotros, en quien nos rodea y en nuestro medio ambiente.

¿Cuantas veces has pensado en alguien una, dos o más veces y pasados algunos días, te lo encuentras en el lugar menos esperado? Me ha ocurrido esto muchas veces, en algunos casos esto ha sucedido muy rápido pero en otros se ha tardado mucho más, esto se ha debido al nivel de energía tanto corporal como emocional y mental que tenga y esto le ha dado vida a mi pensamiento-deseo, esa ha sido mi experiencia con respecto a este tipo de situaciones, mientras más me enfoco con energía en algo o alguien, me los llego a encontrar por el medio menos pensado.

Esa forma de vida creada por el pensamiento-deseo, si su creador la vitaliza lo suficiente, la sostiene, la mantiene en intensidad y tiempo, adquiere tal vitalidad y fuerza que puede perdurar por mucho tiempo antes de desintegrarse por falta de vitalidad.

Además, cuando son lo suficientemente potentes, llegan a adquirir un cierto grado de instinto de supervivencia, y cuando su energía empieza a disminuir intentan por todas las maneras revitalizarse para no desaparecer, obteniendo en algunos casos esa energía por la línea de menor resistencia, es decir, de su creador, induciéndole a pensar y desear sobre aquello que creó a esa forma de vida.

He visto en el lenguaje de algunas personas referirse a situaciones negativas y supuestos presentimientos que se vuelven realidad en su vida, sus emociones han sido prolongadas y energizadas al punto de tener la suficiente energía para manifestarse en el plano físico de alguna manera.

Cuando un modelo de pensamiento ya está manifestado en el lenguaje ha pasado por los planos de la mente y las emociones y tiene la suficiente energía vital para que dicho modelo o forma de pensar se le presente a la vuelta de la esquina, pero también a nivel personal he experimentado los resultados de los cambios de algunos de mis modelos de pensar de una forma positiva en mi vida, y dichos cambios los he podido potenciar con la energía que aprendí a re dirigir.

Si la gente fuese consciente de que algunos de los pensamientos que se le cruzan por la cabeza no son propios sino absorbidos del exterior, quizás se sentiría más humana y menos cruel. Aun así, aunque ese pensamiento no sea propio, las acciones derivadas por nuestro actuar influenciados por ese pensamiento, no nos exime de nuestras responsabilidades kármicas. Si actuamos y producimos una causa, cosecharemos un efecto sea ese pensamiento nuestro o no.

Conforme le damos nuestra atención a ciertos modelos de pensamiento estos toman parte de nuestra energía y la del colectivo que también tiene dicho modelo, creando una gran “ola” de aquello en lo que se le ha dado tanta energía, un par de ejemplos son “justo antes de entrar el invierno a muchas personas les da gripe” o bien “el examen de matemáticas es difícil de ganar”

La humanidad durante el curso de la historia y a lo largo de muchísimo tiempo, ha creado y alimentado con todos sus odios, pasiones, insanas, egoísmo, malos pensamientos y deseos, a esa gigantesca “ola”. Ella se alimenta de todo pensamiento y deseo negativo e influye de forma considerable en buena parte de la humanidad, de la misma forma en comunidades o grupos se suelen dar este tipo de modelos de pensamientos-emoción que son orientados a objetivos específicos y estos son totalmente inconscientes.

Es importante tener una «higiene mental» adecuada para: primero, protegernos de pensamientos y deseos ajenos que circulan libremente por nuestro alrededor. Segundo; no aumentar con nuestros incontrolados deseos y pensamientos el ambiente tóxico que circunda al planeta y que es el causante (además de otros factores) de muchos de los males que azotan a la humanidad tanto física como psíquicamente.

La única manera de acabar con esta «ola» es «no alimentándola», no alimentarla con pensamientos y deseos negativos y de bajo grado espiritual. Lo que se ha ido formando y revitalizando durante muchos miles de años no puede desaparecer en cuestión de días, pero mientras consciente o inconscientemente vayamos magnificando a esa ola será más grande cada vez.

De igual forma los modelos de pensamiento positivos pueden tomar vida si se les da la energía suficiente en el  tiempo, sin embargo creemos que con solo pensarlo un par de días “el famoso pensamiento positivo” será suficiente para verlo en la vida, pero no nos hemos dado cuenta que son los modelos de pensamiento contrarios los que han sido alimentados durante mucho tiempo sosteniéndose con la energía por medio de nuestro pensamiento, emoción, palabra y acciones.

El cuerpo Astral

Al dormir todos usamos nuestro cuerpo astral y es el que vemos en el mundo de los sueños, el mundo astral es el que visitamos cada vez que vamos a dormir, un sueño es una vivencia en este cuerpo.

El mundo astral es el mundo de los símbolos, donde las realidades del espíritu toman el aspecto místico, para darnos a conocer verdades trascendentales, solución a muchos problemas, o sencillamente una guía en nuestro diario vivir. Es posible que podamos ver el pasado en un sueño, incluyendo otras existencias, y también que pueda uno ver el futuro. Nuestro cuerpo astral es más liviano que el físico y el etérico, podemos volar y viajar en el tiempo y el espacio al hacer un viaje astral.
En él se guardan memorias de muertes de otras vidas, nuestros éxitos y fracasos, el astral familiar y el astral del planeta o de lugares, los registros akasikos se guardan este cuerpo. En el cuerpo astral podemos ubicar a nuestro doble quántico.

 

El cuerpo Causal

Este cuerpo es el que contiene la inteligencia del hombre y es el almacén de las “causas” que generan efectos en el ser completo. Es el “Yo Superior” y es aún más sutil. Este es el cuerpo de la voluntad.
Contiene nuestro diseño original, pactos de otras vidas o con personas y se guarda todo lo que se va realizando y se almacena como un archivo, también los registros akasikos se encuentran aquí al igual que en el cuerpo mental.

El cuerpo Del Alma y cuerpo Espiritual

Estos dos cuerpos no los tiene encarnados el hombre, son cuerpos divinos unidos a nosotros por intermedio de la divinidad. Se encuentra en un plano divino y puro, regidos por tres leyes: la del padre, la del hijo y la del espíritu santo. El alma es una adquisición experiencial y su evolución es por elección y consentimiento. El espíritu es nuestra chispa divina, ese pedacito de Dios dentro de nosotros. Por medio de estos dos cuerpos esta nuestra conexión con la realidad verdadera, o dicho en otra forma es mediante estos cuerpos que podremos trascender al despertar de la consciencia.

 

Puente energético y simbólico

Desde el cuerpo físico podemos lograr conexiones con los otros cuerpos sutiles superiores ya sea por medio de la energía o los símbolos, cada cuerpo tiene una frecuencia de vibración más elevada por lo que para acceder a ellos es necesario el equilibrar la energía desde el cuerpo.

Y para hacer la conexión con nuestros inconsciente en el cuerpo mental los símbolos es el medio para lograrlo.

detalles

Adquierelo en los siguientes formatos

Envío a todo el país por correos de Costa Rica  *Envío se cobra por separado

Descagra en PDF  Energia-sin-limitesE-2

0